Mi Lumpen no me come

Texto de Leland Palmer para MUJERES CON PAJARITA , fanzine  de buena gente que nos gusta .
OJO, se lo quitarán de las manos.

Conversación entre Carlos y Federico y sus legitimas preocupaciones sobre la crisis del sistema y el devenir del fin del mundo

Carlos: Hombre, hola Federico, no esperaba encontrarte por aquí. ¿Cómo va todo?

Federico: Hola Carlos, pues mira, tirando, como se puede, pero tantas malas noticias me dan unos dolores de cabeza que no hay pastillas que me los quite.

Carlos: Vaya, pues yo tampoco te creas que ando muy fino.

Federico: ¿Y eso? ¿Qué te pasa? ¿También sufres de migraña?

Carlos: No de migraña no, pero resulta que mi Lumpen no me come, que le ha dado por no comer, oye y no hay manera. Que dice que está depresivo y que no tiene apetito, que ha perdido incluso las ganas de vivir del cuento. Ya sabes tú que siempre ha sido un mantenido, que siempre ha vivido de mis cuartos mientras yo me deslomaba en el trabajo, pero ahora ya ves, que no come.

Federico: ¿Y has hablado con sus amigos?

Carlos: ¿Sus amigos? ¿Te refieres a esa suerte de chusma improductiva que lo único que hace es retozar mientras tú y yo nos dedicamos a los nobles oficios? Qué le voy a preguntar yo a esos, pero si son una pandilla de desvergonzados, no se dedican a nada decente y además me ha dicho una vecina que son unos porreros.

Federico: Ay Carlos, tú y tu moral de señor. Pues déjalo que no coma, de todas formas digo yo que algún motivo habrá para que tu Lumpen esté así.

Carlos: Sí. Dice que está decepcionado porque presentó un proyecto el mes pasado y no se lo han aceptado.

Federico: Ya se yo de qué va eso. A mi me echaron de la Universidad la semana pasada.

Carlos: No me digas! No tenía ni idea.

Federico: Así es, resulta que dicen que no hay presupuesto y claro, han tenido que recortar personal docente. Esa es la versión oficial, pero la verdad es que ya me habían llamado la atención tres veces porque decían que mi manera de abordar la teología no era demasiado pertinente. Ya me dirás, que encima solo tenía dos alumnos en clase, pero aún así la cuestión es que han utilizado la coyuntura para quitarme del medio.

Carlos: Madre mía, para que luego digan que ya no existen los dos rombos. Antes los ponía el amigo Ramón y hoy en día los ponen los que tienen el control de las arcas.

Federico: Así es, en fin, volvamos a lo de tu Lumpen. ¿Qué pasó con su proyecto?

Carlos: Pues lo mismo que con tu plaza, que no hay dinero para subvenciones y que además su proyecto no se ajusta a los requerimientos del Museo Mayúsculo, que es donde lo había presentado. ¿sabes cuál es no? El Museo nuevo. Para una cosa que hace…madre mía que condena!

Federico: ¿Nuevo? Ahí lo único nuevo es el edificio. Menuda panda de retrógrados.

Carlos: Mi pobre Lumpen que parecía que había tomado conciencia de la importancia de realizar proyectos y mira, sus expectativas a la basura. Me preocupa que se me tire a las drogas y a la mala vida.

Federico: Hum, si. Por cierto, hablando de retrógrados y decepciones. No sabes la última de mi Ricardito.

Carlos: Sorpréndeme.

Federico: ¿Sabes que le pagué aquel curso tan caro de música experimental en los Estados Unidos no?

Carlos: Sí claro, que tu esfuerzo te costó.

Federico: Y tanto. Pues ahora resulta que se me pasa al canto litúrgico. ¿Te lo puedes creer? ¿Pero qué habré hecho yo para merecer esto? Pero por favor ¿cómo me ha podido salir tan reaccionario?

Carlos: ¿Y si lo enviás a Viena?

Federico: ¿A Viena? Este ya no tiene solución.

Carlos: Pues como el mundo, mira que van mal las cosas.

Federico: Fatal. Esto no lo salva ni todos los superhéroes de Marvel juntos.

Carlos: Por cierto Federico, hablando de superhéroes ¿no crees que ya eres un poco mayor para ir vestido de Superman?

Federico: Mayor dice, esto es fashion, que el otro día me hicieron una foto para la Vice.

Carlos: Vice es lo que tú tienes. Oye el viernes celebramos el cumpleaños de tu tocayo en el Apolo. ¿Te vienes?

Federico: ¿Yo al Apolo? Ni de coña, yo voy a al Dionisio que hay un concierto de noise.

Carlos: Ala pues, hasta otro día.

Federico: Eso, hasta más ver y cuida a tu Lumpen anda, que un día de estos se te tira a la mala vida y la lía parda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s